Los actores en el campo del cambio social viven en una época llena de incertidumbre. Algunos analistas plantean visiones escépticas que hablan de "el fin de los tiempos" en escenarios relacionados con los derechos humanos y el cambio social. Otras personas notan una sensación de "crisis" en estos campos. Las democracias no liberales y los gobiernos populistas están aumentando en un mundo cada vez más polarizado y contribuyen a la desaparición de espacios de acción para la sociedad civil. Adicionalmente, los cambios a largo plazo relacionados con la geopolítica, la tecnología y la ecología crean nuevos desafíos para la transformación de las sociedades.

Dado el ritmo ascelerado de estos cambios simultáneos, para las personas que trabajan en estas materias se ha vuelto más difícil anticipar qué va a pasar en el futuro. Aquellos que no han abrazado la perspectiva de "el fin de los tiempos" muchas veces se encuentran a la defensiva.

 
NewGif2.gif
 

En JustLabs creemos que en vez de tratarse de una crisis, el trabajo en las áreas relacionadas con el cambio social y los derechos humanos se encuentra en un momento de transición. Las transiciones son oportunidades para la creatividad y la innovación.

Sin embargo, la reacción de los defensores de derechos humanos y los agentes de cambio social no ha sido lo suficientemente efectiva para aprovechar estas oportunidades. A pesar de la necesidad urgente de expandir la caja de herramientas de estos actores y ampliar sus audiencias para resolver los desafíos mencionados, muchas organizaciones de la sociedad civil han optado por insistir en las estrategias tradicionales.


 
 
 
071.gif

Cinco desafíos sistémicos en el campo del cambio social y D.D.H.H.


 
 

JustLabs desarrolla y difunde soluciones a cinco problemas generalizados relacionados con los derechos humanos y el cambio social:

 
01_dr.gif

Fragmentación, y falta de colaboración y aprendizaje

Mientras que la colaboración se ha convertido en un modo de operación generalizado en otras áreas (desde el periodismo hasta la investigación científica), en el campo de los derechos humanos y el cambio social las formas de financiación convencionales y los modelos institucionales rígidos continúan fomentando la competencia en lugar de la ayuda mutua. El resultado es un uso ineficiente de los recursos escasos, la duplicación de esfuerzos y el desperdicio de preciosas oportunidades para un mayor impacto colectivo.

 
02_dr.gif

Estancamiento estratégico e innovación limitada

Como en cualquier campo profesional bien establecido, los actores interesados en el cambio social y los derechos humanos se han apegado a estrategias tradicionales que les han permitido obtener victorias claves en las últimas cinco décadas. Sin embargo, han sido lentos para responder a los nuevos desafíos y, a menudo, carecen de herramientas e incentivos para innovar efectivamente y, así, asegurar que su trabajo continue generando impacto y siga siendo relevante.

 
03_dr.gif

Lentitud y enfoque en el corto plazo

En las últimas décadas, organizaciones prominentes de derechos humanos se han concentrado en el espacio con la intención de descentralizar sus operaciones por todo el mundo. Sin embargo, dichas organizaciones y otros actores aún tienen que ajustar la visión y uso que hacen del tiempo para responder a los desafíos ya mencionados y a la necesidad de cambio social en general. Estos desafíos ocurren ahora a una velocidad exponencialmente más alta y, por lo tanto, su solución es urgente. Adicionalmente, si bien algunas de las amenazas existenciales a los derechos humanos se derivan de transformaciones estructurales a largo plazo (por ejemplo, la erosión de la democracia, la disminución de la confianza institucional, la tendencia al aumento de la desigualdad y la asceleración del calentamiento del planeta), la visión más convencional se centra aún en el corto plazo, la financiación de dos a cinco años y la formulación de ciclos operativos anuales. Dado que los objetivos de las campañas de derechos humanos (relacionados, por ejemplo, con las acciones de gobiernos autoritarios, las compañías productoras de combustibles fósiles y el impacto de las redes sociales) tienden a tener horizontes a largo plazo bien estudiados, esta es una desventaja estratégica que mantiene a la defensiva a los actores que trabajan en estas materias.

 
04_dr.gif

Miembros y audiencias limitados.

El éxito de los movimientos populistas y los gobiernos autoritarios para ganarse el apoyo de la gente ha hecho visibles algunas limitaciones del trabajo que se hace a favor del cambio social. Las organizaciones y narrativas más convencionales -que emplean un lenguaje especializado y aspiran a hacer parte del Norte global-, no han atraido ni se han comprometido con grandes sectores de la población, entre ellos, la juventud y los ciudadanos que no quieren formar de sociedades cada vez más polarizadas.

 
05_dr.gif

Complejidad no gestionada.

A medida que ha aumentado la cantidad y la interdependencia de los asuntos y los actores que trabajan por los derechos humanos y el cambio social, los problemas en estos campos se han vuelto más complejos. Enfrentar problemas complejos, y sobre todo aquellos que parecen irresolubles, requiere una visión sistemática del campo de acción, disposición para simplificar los retos y apertura para crear soluciones simples. Dado que estas predisposiciones no son comunes en la comunidad de derechos humanos, la incapacidad para gestionar la complejidad impide alcanzar un impacto colectivo mayor.

 
 
 
 

 
 
 
wcg_illos.gif

Nuestra respuesta a estos desafíos

 
 

Los estudios en otras disciplinas sobre la materialización de cambios sistémicos exitosos sugieren que una visión de los sistemas en los que surgen problemas complejos, y de las intervenciones que se proponen para resolverlos, requiere un nuevo tipo de actor que funcione como un catalizador en el campo de trabajo poniendo a disposición de otras personas conocimiento, plataformas de colaboración, y la difusión de innovaciones. Si bien las organizaciones que cumplen esta función catalizadora están bien establecidas en otras áreas (desde la salud pública hasta la educación), en el campo de los derechos humanos no son muy comunes.

JustLabs se creó para servir como un catalizador para acelerar el cambio y profundizar el impacto colectivo en el campo de los derechos humanos y de la justicia social.

La visión sistémica de JustLabs en estas areas se traduce en las cinco características principales de nuestro trabajo. Estas características, al mismo tiempo, reflejan las limitaciones del trabajo que se hace en la actualidad.

AboutUs4.jpg

1. Colaboración

JustLabs es una organización que cree radicalmente en la colaboración de tres maneras distintas. Primero, en lugar de competir o replicar los esfuerzos de otros actores en el campo de los derechos humanos (ONG dedicadas al litigio, entidades financiadoras, centros de investigación académica, etc.), operamos como una entidad intermediadora que cataliza la colaboración en esta área de trabajo. Segundo, nuestra labor se lleva a cabo en conjunto con otras personas. Tercero, los resultados de nuestros proyectos son bienes públicos desarrollados para ser ampliamente difundidos y utilizados de manera gratuita.

 
AboutUs5.jpg

2. Experimentación y aprendizaje

Para contrarrestar la fragmentación y el estancamiento estratégico, nuestros proyectos incorporan soluciones innovadoras a los desafíos en materia de derechos humanos y cambio social que se quieren compartir con actores en diferentes partes del mundo.

 
AboutUs6.jpg

3. Pensar a largo plazo impulsando la acción a corto plazo

Alentamos una visión a largo plazo de los desafíos que enfrentamos y, a la vez, aceleramos la formulación de soluciones en el corto plazo. Por lo tanto, combinamos métodos como la previsión de escenarios futuros (que fomenta una visión a largo plazo) y el pensamiento creativo –design thinking- (que anima a diseñar, probar y mejorar rápidamente las respuestas que se proponen). De este modo, ayudamos a anticipar las tendencias y a avanzar sin dilación para re-formar los contornos de dichas tendencias.

 
AboutUs7.jpg

4. Reducir las brechas y ampliar el campo de trabajo

De manera expresa, la estructura y composición de JustLabs busca cubrir varias brechas. Nuestro grupo base y el equipo de asociados proviene de una amplia gama de disciplinas y profesiones. La mayoría de estas personas son del Sur global. No solo trabajamos con organizaciones y temas de derechos humanos; también hecemos parte de entidades y movimientos para ayudar a cerrar la brecha en otras áreas relacionadas con la justicia social. Y damos prioridad a los proyectos que buscan ampliar la comunidad y las audiencias inreresadas en el cambio.

 
AboutUs8.jpg

5. Respuestas simples a desafíos complejos

Los problemas complejos se resuelven mejor a través de soluciones simples como lo han demostrado otras organizaciones de catalizadores. Esta es la razón por la cual el ícono de JustLabs es un clip: simboliza una solución simple y económica a una dificultad práctica diaria (cómo unir papeles). También es más probable que las soluciones simples se difundan con éxito en todo el campo de la justicia social y que sean accesibles a grupos y audiencias más amplios.